Fuente: teleSUR/MFD | Octubre 13, 2010 Recomendar esta nota Recomendar

Piñera anuncia revisión de normas para garantizar seguridad en la minería chilena

Piñera anunció que la mina San José no se reabrirá.

La mina San José, en la que quedaron atrapados 33 mineros en agosto pasado y que este martes comenzaron a ser rescatados y llevados a la superficie, no volverá a operar mientras no se garantice la seguridad de sus trabajadores, anunció el jefe de Estado chileno.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció este martes que su Gobierno ha emprendido una revisión de la normativa para la práctica de la minería en su país, a fin de garantizar seguridad a los trabajadores de ese sector.

Piñera realizó el anuncio luego de que se rescatara con éxito al primero de los 33 mineros que, desde agosto pasado, permanecen atrapados en un yacimiento al norte de Chile.

Desde el campamento instalado en los alrededores de la mina San José para emprender el rescate de los trabajadores mineros, Piñera además anunció que este yacimiento no volverá a operar hasta que no estén garantizadas las condiciones de seguridad necesarias para sus trabajadores.

Luego del rescate del minero Florencio Ávalos, el primero en arribar a la superficie en la cápsula Fénix, el jefe de Estado chileno expresó que "se van a cambiar las formas de hacer las cosas, porque un país que quiere ser desarrollado debe respetar a los derechos de sus trabajadores y trabajadoras".

"Esta mina no se volverá a abrir mientras no garantice que la vida y la integridad de las personas que laboren en ella está completamente resguardada", añadió Piñera.

Asimismo, el mandatario chileno expresó su júbilo por el inicio del rescate de los trabajadores de la mina San José, ubicada en la norteña región de Atacama, proceso que posiblemente, según dijo, se prolongará hasta el próximo jueves para sacar a todos los mineros atrapados en el yacimiento.

"Nos emocionó a todos y cada uno de los chilenos", dijo Piñera en referencia a la llegada de Florencio Ávalos a la superficie, luego de lo cual se emprendió el rescate del segundo minero, Mario Sepúlveda.

"Nos queda una larga jornada, la cápsula va bajando nuevamente a las profundidades para rescatar ahora al minero Mario Sepúlveda, y así seguirá, sin descanso, como han sido estos 69 días, sin descanso", agregó.

Resaltó que los mineros han demostrado, igual que las víctimas del terremoto que en febrero pasado azotó a Chile, "han demostrado que nuestro pueblo muestra lo mejor de sí mismo ante la adversidad".

"Tenemos tantos desafíos, tantos problemas que enfrentar, los cuales, estoy seguro, que vamos a enfrentarlos de la misma manera que hemos hecho este rescate", acotó.

Cada uno de los 33 trabajadores, atrapados luego de un derrumbe en la mina ubicada en el desierto de Atacama (norte), deberán ingresar en una cápsula de 53 centímetros de diámetro y ascender 700 metros hasta la superficie en un trayecto que tomará unos 15 minutos.

Las autoridades chilenas indicaron que toda la operación de salida podría demorar cerca de una hora por cada minero.

El plan de rescate, según las autoridades, implica sacar primero a los trabajadores más hábiles, después a los más débiles y finalmente a los más fuertes.

A lo largo de todo el proceso de rescate, cada uno de los 33 hombres será monitoreado para vigilar sus condiciones de salud y en caso de presentarse una emergencia, podrán desprenderse de la cápsula que tiene 4 metros de largo y que fue diseñada por la Armada chilena para esta misión.