Fuente: Eleconomista.com.mx | Junio 13, 2011 Recomendar esta nota Recomendar
Ser verde ya es una obligación

Juegos Olímpicos más limpios

Ser verde ya es una obligación

Los Juegos Olímpicos y las Copas del Mundo son dos de los eventos deportivos con mayor expectativa en el planeta, pero también de los que más basura producen debido a sus turistas, es por ello que los máximos organismos deportivos se han visto obligados a adoptar medidas ecológicas que tienen carácter de obligatorias.

En promedio, uno de estos megaeventos produce 10,500 toneladas de basura, cada persona genera 1.3 kilogramos, según cifras de la Comisión Nacional de Medio Ambiente.

Tickets electrónicos para reducir la reproducción de basura, nubes artificiales para el ahorro de energía y estadios sustentables con estructuras modulares que se pueden desmantelar en cualquier momento son parte de las invenciones deportivas que esperan favorecer al medio ambiente.

El ticket electrónico

En la IX Conferencia Mundial sobre el Deporte y el Medio Ambiente, que tuvo lugar en Doha, la capital de Qatar, más de 650 delegados de comités olímpicos se dieron a la tarea de buscar nuevas alternativas ambientalistas.

Las ideas no dejaron de surgir, pero la implementación de la facturación electrónica es una de las medidas más sencillas y prometedoras que se expusieron en la búsqueda de evitar generar más basura y lograr el ahorro en materias primas.

En los Juegos de Londres 2012, la e-facturación, como es llamada, les significaría a los organizadores el ahorro de 6.6 millones de impresiones en tickets, ya que la información de acceso a los asistentes les sería enviada por medio de un correo electrónico en formato de archivo PDF.

Nubes artificiales en Qatar

A pesar de ser un evento más lejano, Qatar, que será la sede del Mundial de Futbol 2022, ya inició sus proyectos de desarrollo sustentable. El país catarí, que tiene como ingreso de 80% de su economía de fuentes como el petróleo y el gas natural, ha logrado el equilibrio entre la tecnología y el medio ambiente.

¿Se imagina mover una nube a su antojo?, nube artificial es una creación de científicos de Ingeniería Industrial de la Universidad de Qatar.

Según Saud Ghani, jefe del proyecto, la nube se podrá mover a control remoto al estadio que se desee para cubrir a los espectadores de los rayos del sol, esta plataforma aérea estará integrada por fibra de carbono, gas helio y cuatro motores que funcionarán por medio de energía solar.

De esta manera se reducirá el calor generado entre los aficionados y se disminuirá en 70% el uso de enfriadores que según un estudio, llevado a cabo por el gobierno noruego, con respecto a los mundiales anteriores podrían emitir hasta 2,753.251 millones de toneladas de CO2 durante el evento, lo equivalente a las emisiones anuales de contaminación de 1 millón de autos.

Estadios 100% verdes

La opción existe. Se llaman Estadios Modulares, se trata de coliseos que están construidos como un engrane de piezas que se pueden poner de pie en tiempo récord y albergar de manera segura hasta 44,000 personas y meses más tarde ser desmantelados.

Sin duda el deporte se ha vuelto un escaparate de promoción mundial en favor del cuidado del medio ambiente en el que ambos se benefician, pero sobre todo benefician el futuro del mundo.

Antecedentes del deporte y el medio ambiente

Juegos Olímpicos de Lillehammer 1994. Aún sin implementarse de manera obligatoria las propuestas ambientales para las sedes olímpicas, la ciudad noruega decidió utilizar más de 10 proyectos ambientalistas, uno de ellos fue prohibir el uso de autos en un radio de 60 kilómetros de las 6 a de la mañana a las 9 de la noche durante las competencias, para cuidar la salud de los atletas.

Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Se firma la Carta Olímpica, en la cual se establece que el Comité Olímpico Internacional tiene como obligación estar al pendiente de que las competencias se desarrollen de manera pertinente para no afectar el medio ambiente.

Juegos Olímpicos de Sidney 2000. Por primera vez el Comité Olímpico Internacional exigió a los candidatos exponer propuestas ambientales, Sidney se proclama sede y utiliza luz solar para la Villa Olímpica, que recibiría el gasto energético de 16.000 atletas.

Mundial de Futbol de Alemania 2006. Implementa el plan Green Goal, un proyecto de compensación que por todas las emisiones de dióxido de carbono generadas durante los eventos hizo una donación a la India de instalaciones de biogás, que funcionan con base en estiércol para volver fértil tierras que estaban devastadas por el tsunami.

Por Llanely Rangel Medina
Fuente: Eleconomista.com,.mx

imagenes relacionadas ver +

Juegos Olímpicos más limpios

Juegos Olímpicos más limpios