Medidas urbanísticas para luchar contra el cambio climático

El catedrático de Ingeniería Ambiental José María Baldasano, premio Jaime I de Medio Ambiente, ha dicho que las concentraciones de gases de efecto invernadero actuales son las máximas de los últimos 200.000 años y exigió medidas urgentes ante la "evidencia científica" del cambio climático.

Baldasano intervino en el curso sobre desarrollo sostenible que se celebra en los Cursos de Verano de la Complutense en San Lorenzo de El Escorial y abordó los inventarios sobre emisiones de gases de efecto invernadero.

Tras señalar que el cambio climático es "algo natural" que hace que la temperatura de la Tierra sea de unos 15 grados, destacó que existen "evidencias científicas" que demuestran que las temperaturas en los últimos 120 años han aumentado 0,6 grados, al igual que las emisiones de CO2, principal gas causante del calentamiento terrestre.
"Estamos ante los máximos registros de CO2 y temperaturas medias más altas de los últimos 200.000 años", aseguró este experto en cambio climático, quien afirmó que los datos obtenidos en los últimos seis meses señalan que el calentamiento de la Tierra tiene causa humana.

Expuso que las emisiones de CO2 han pasado de las 6.000 millones de toneladas registradas en 1950 a las actuales 25.000 millones de toneladas. España, agregó, ha pasado de emitir 300 millones de toneladas equivalentes de CO2 en 1990 a las 360 millones actuales, siendo el sector de la energía el principal responsable, seguido de la agricultura y los residuos.

Según los datos manejados por este experto de la Universidad Politécnica de Cataluña, ciudades como Denver, Mineapolis o Toronto emiten 22 toneladas de CO2 por habitante y año, frente a las 8 toneladas de media en las capitales europeas y las 2,3 y 3,2 toneladas de Madrid y Barcelona, respectivamente.

Estos datos ponen de manifiesto, según el premio Jaime I de Medio Ambiente en 1997, que el diseño de las ciudades tiene una importancia fundamental para controlar los consumos energéticos que dan lugar a la emisión de CO2.

Baldasano afirmó que ante las "suficientes evidencias científicas de cambio climático es necesario aplicar ya el principio de precaución", es decir una serie de medidas como modificar el modelo de desarrollo, repensar las ciudades y los sistemas de transporte, hacer un uso intensivo de las energías renovables, cambiar los modelos de edificación y de gestión y tratamiento de las basuras.

Estimó, basándose en los últimos datos oficiales, que de no tomarse medidas importantes las temperaturas aumentarán una media de entre 4 y 6 grados a finales de siglo, mientras que con acciones destacadas éstas sólo subirán 2 grados.

31 de Agosto de 2001 - Noticias Geoscopio