Sostenibilidad, creando conciencia

Qué entendemos por sostenibilidad:

Pensemos en ésta, como una actitud que, de una manera u otra, afecta o debería afectar a todos los aspectos y las actividades de la vida humana.

Cuando hablamos de arquitectura sustentable, se ponen en juego problemas de medio- ambiente, de modelos de crecimiento urbano, de polución, de recursos naturales y energéticos, de materiales, de reciclaje y también de justicia social.

Podemos afirmar entonces que nos encontramos frente a una nueva ideología relacionada con el sentido común, que hoy en día es mas fácil poner en practica gracias a la tecnología y que difícilmente se puede separar de toda disciplina relacionada con el medio ambiente.

Escalas que se manejan:

En una primera lectura, podríamos hablar de dos escalas de aproximación a la sostenibilidad.

Una primer escala arquitectónica, en la que el edificio, y cada una de sus partes, son pensados desde el impacto que producen, derivados de los sistemas y elementos que lo constituyen.

La selección de sus materiales; trae consigo consecuencias como: el impacto de su extracción, procesamiento y fabricación; la energía para llevar a cabo estos procesos; las emisiones asociadas con el uso de ciertos productos, así como su mantenimiento, reciclaje y vertidos posteriores.

En el impacto de los espacios habitados, se distingue, la relación a cuestiones de calidad del aire, ventilación, buenas condiciones térmicas, calidad espacial e iluminación.

Y una segunda escala urbana, en la que importa la interrelación y articulación de distintos elementos para la formación de la ciudad como un todo.

Se podría hablar de una ecología urbana basada en la adopción de pautas, normas y reglas jurídicas, económicas, organizativas y técnicas centradas en esta unidad.

En este caso la figura del arquitecto aparece como una entre tantas, tratando de encontrar un equilibrio entre lo existente y lo nuevo, buscando un crecimiento que agote lo menos posible los recursos de cada lugar y que genere mejores situaciones ambientales.

Otra mirada:

"Una arquitectura sostenible incorpora en si misma la conciencia de una fragilidad. Incorpora a sus procesos de formulación el conocimiento del lugar y de los umbrales de actuación que el entorno es capaz de asimilar. Implica un análisis pluridisciplinar que tenga en cuenta las repercusiones no inmediatas. Despliega un proceso de exploración de las diferentes realidades que coinciden en un mismo lugar. Esto exige un tiempo largo para que el reconocimiento de los indicios y la definición de los limites sea posible. El proyecto sostenible, introduce estrategias que se completan en ciclos extensos y decisiones cuya validez se coteja en un tiempo que probablemente nos excede".

Conciencia:

Vemos así a la sostenibilidad como un sistema complejo, que asocia elementos particulares y generales. Que parte de una conciencia individual hacia una general y social.

Una especie de rompecabezas, en el que cada parte es uno de nosotros, y el todo es el medio que habitamos.

Por Arq. Lucila Perez Elizalde
Mayo 2001