Fuente: ICB | Junio 02, 2011 Recomendar esta nota Recomendar
Lista Franca 2011

Ballena Foto: Jorge Gobbis en Flickr

Lista Franca 2011

En el Instituto de Conservación de Ballenas (ICB) se suma una nueva  ballena al Programa de Adopción Ballena Franca Austral con el objetivo de que los adoptantes puedan contribuir directamente para las acciones que realizan para detener la caza de ballenas.  
Seleccionaron una hembra que ya conocen desde el inicio del programa de investigación y que forma parte de una familia muy prolífica.

La ballena 13/71 es la primer hija conocida de la Ballena 13, una de las primeras ballenas francas identificadas en Península Valdés en 1971, que tuvo al menos nueve crías desde que fue avistada por primera vez por los investigadores de ICB. Nació en 1971 y por lo tanto en 2011 cumplió cuarenta años.
 
La continuidad de su trabajo de identificación les ha permitido contar con el siguiente registro de observaciones de esta ballena: 1971 (nacimiento), 1972, 1973, 1974, 1977, 1979, 1981 con cría, 1984 con cría, 1986 con cría, 1989, 1991, 1994 con cría, 1997 con cría, 2002 con cría, 2005 con cría, 2008 con cría.
 
Si se analiza con detalle este registro se puede ver que una de  de sus crías nació en 1984 y otra en 1986. Este período de sólo dos años entre partos (en lugar del típico período de tres) indicaría que la cría nacida en 1984 quizás murió en sus primeros meses de vida. En esos años hubo una baja en el número de ballenatos registrados en Península Valdés, en coincidencia con una oscilación de El Niño.

El principal alimento de las ballenas francas del Hemisferio Sur es el krill, similar a un camarón, cuyas inmensas poblaciones sustentan predadores como peces, pingüinos, focas, delfines y ballenas como la ballena 13/71. Cuando la temperatura del mar aumenta, disminuye la superficie de hielo bajo el cual las larvas de krill hibernan, y disminuye también su abundancia. Este fenómeno se produce cíclicamente con las oscilaciones térmicas de la corriente marina de El Niño. Nuestros investigadores han demostrado que las ballenas de Península Valdés tuvieron menos crías que lo esperado en los años que siguieron a temporadas de mayor temperatura y menor abundancia de krill en las Islas Georgias del Sur, un área de alimentación de ballenas, aves y focas.

ICB invita a adoptarla y a ayudar a elegir un nombre para ella. Cada una de las ballenas seleccionadas para el programa, mas allá de su número de identificación del catalogo, han sido bautizadas por alguna característica en especial o traernos a la memoria situaciones, o personas.  Por ejemplo Mochita, fue bautizada por el investigador Mariano Sironi debido a que  le falta la punta derecha de su aleta caudal. Victoria, fue nombrada así por los capitanes de Avistaje de Puerto Pirámides en homenaje a Vicky Rowntree, la directora del Programa Ballena Franca Austral. Cassiopeia, recibió este nombre ya que al momento de fotografiarla tenia unas marcas sobre su lomo, semejantes a la constelación de estrellas Casiopea.

El nombre elegido resultará del sorteo que realizaremos entre los primeros 20 adoptantes.

"Lo que le sucede a las ballenas, también nos sucede a nosotros. Cuidemos nuestros recursos para cuidarnos a nosotros...".
 
"La conservación de las ballenas y de los océanos depende de todos".

Fuente: Comunicado ICB
www.icb.org.ar

imagenes relacionadas ver +

Ballena Foto: Jorge Gobbis en Flickr

Ballena Foto: Jorge Gobbis en Flickr