Fuente: ADN.es | Septiembre 16, 2010 Recomendar esta nota Recomendar

Una energía peligrosa y cara

Cuando iba a la escuela, y ya han pasado algunos años, la industria nuclear repartía pegatinas en las que un sol y un átomo se daban la mano. Se leía: "hoy nuclear, mañana solar".

Pretendían convencer a los chavales de que lo nuclear era un mal necesario para llegar a una nueva era solar. Pero, 20 años después, no se ha ha conseguido resolver ninguno de los problemas de entonces.

Los residuos radiactivos se siguen produciendo exactamente igual, dejando una herencia tóxica cada vez de mayor volumen y peligrosidad. Todavía hoy sigue siendo el problema de los residuos radiactivos una asignatura pendiente. Por el camino se cruzó el accidente de Chernóbil, la mayor catástrofe que hayamos conocido, y que puso en evidencia la peligrosidad de estas plantas.

La construcción de centrales nucleares es muy cara. De hecho ninguna ley prohibe en España que se construyan nucleares. Si no se hace es porque es la forma más cara y peligrosa de producir energía. Ninguna empresa quiere invertir en ello. Pudiendo generar el 100% de la electricidad que consumimos de fuentes renovables, la apuesta por la energía nuclear no tiene ningún sentido hoy en día. Rememorando aquellas pegatinas, ha llegado la era solar.

Por Juan López de Uralde, impulsor de Equo tras 10 años al frente de Greenpeace.

Fuente: ADN.es
Septiembre 16, 2010