En Vancouver las aguas residuales y negras proporcionan energía

Energía térmica a partir de aguas residuales

En Vancouver las aguas residuales y negras proporcionan energía

El 17 de mayo se celebró el Día Mundial del Reciclaje. Las ventajas de la actividad son conocidas y recordadas de manera frecuente. Es por eso que, en esta ocasión, Eco2site.com prefirió difundir un caso existente y práctico de reciclado y comportamiento sustentable.

En el área sureste de una ensenada llamada False Creek en Vancouver, Canadá, se haya un distrito que antes solía ser industrial y ahora se encuentra más cercano a una ecoaldea. Se trata de la ex villa olímpica de los Juegos de Invierno 2010 que comenzará a ser habitada por residentes locales.

Desde Febrero del presente año, los edificios construidos para los Juegos Olímpicos están siendo transformados en más de 1.000 unidades de vivienda pública y privada. Los altos niveles de calidad en el diseño urbanístico utilizado, sirvieron para que la comunidad recibiera recientemente la máxima calificación del sistema de certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), que provee estándares para la construcción eco-sustentable.

El barrio de utilidad energética o, en inglés, Neighborhood Energy Utility (N.E.U) ubicado en False Creek, sobresale por proporcionar calefacción ambiental y agua caliente al vecindario mediante el calor recuperado de aguas residuales y negras.

La planta central de la aldea, que en un principio sirvió a los atletas y 2.800 funcionarios alojados en la Villa Olímpica, se encuentra apta para suministrar calor a varios edificios externos al predio.
"Este es un caso de prueba para Vancouver", dijo Chris Baber, el Project Manager de N.E.U. Al mismo tiempo, destacó la originalidad del proyecto al ser el primer distrito en América del Norte con un sistema energético que genera energía térmica a partir de aguas residuales que no son sometidas a tratamiento previo. Mientras que, a nivel mundial, sólo existen tres procedimientos similares: dos en Oslo y uno en Tokio.

Por otra parte, gracias a la alta eficiencia del método implementado se logrará suplir el 70% de la demanda de energía y producir un 50% menos de emisiones de gases de efecto invernadero.
En cuanto a la efectivización en el cobro del servicio, los consumidores pagarán una cuota fija y un precio de energía variable basado en el uso medido. Se espera que las tarifas aumenten más lentamente que las de otros servicios públicos y no se vean sujetas a las diversas fluctuaciones que experimentan los mercados de energía volátil.

Por Ma. Belén Etchenique Gabrielli

Fuente: Artículo del New York Times, en  http://www.nytimes.com/2010/05/18/business/energy-environment/18iht-renvan.html

imagenes relacionadas ver +

Energía térmica a partir de aguas residuales

Energía térmica a partir de aguas residuales