Fuente: consumer.es - plaguicidasydesinfeccion.com | Abril 15, 2011 Recomendar esta nota Recomendar
El uso riesgoso de los plaguicidas

Fumigacion en cultivos - Foto de www.fruticulturasur.com.ar

El uso riesgoso de los plaguicidas

Los plaguicidas pueden controlar enfermedades como el paludismo, el tifo y el dengue, como así también pueden contribuir al desarrollo agrícola, combatiendo los insectos, malas hierbas y demás plagas. Pero sus sustancias pueden resultar nocivas para el medio ambiente si el uso no es adecuado.

Asimismo, la fertilidad del suelo se ve en riesgo por el efecto de estos productos: pueden destruir la fauna y flora del suelo e influir negativamente en los procesos biológicos que mantienen la fertilidad.

Además, el aire distribuye los plaguicidas más allá de la zona donde éstos se aplicaron y es posible que sufran transformaciones químicas y fotoquímicas con la luz solar, cosa que empeora la situación.

Respecto a los cultivos, las sustancias tóxicas de los plaguicidas pueden hacer frente a las diferentes plagas, pero existen efectos indeseables en las plantas: las raíces llegan a absorber los residuos de los plaguicidas, pueden sufrir “trastornos” en la germinación de sus semillas, en su desarrollo vegetativo, maduración y calidad.

Todos estos efectos se verán en menor o mayor grado, de acuerdo al tipo de plaguicida del que se trate.

Tipos de plaguicidas

En www.plaguicidasydesinfeccion.com se destaca que existen tres tipos de plaguicidas:

• Plaguicidas industriales: dentro se encuentran los insecticidas, fungicidas, raticidas, entre otros. La contaminación a través de estos productos se puede producir por vía oral, ingesta, inhalación o por contacto con la piel. El dolor de cabeza, fatiga, debilidad, sudor, diarrea, son algunos de los síntomas ante una intoxicación.

• Plaguicidas sintéticos: son utilizados para erradicar insectos, que pueden llegar a convertirse en una plaga. Los más utilizados son el dieldrín, aldrin, heptacloro, el clordano, etc. Algunos están prohibidos en ciertos países. Por ejemplo, los fosforados resultan muy tóxicos, pueden penetrar por la piel y producir daños en el sistema nervioso.

• Plaguicidas de uso doméstico: como su nombre lo indica, se tratan de productos utilizados en el hogar, ya sea para eliminar insectos o para el cuidado de las plantas en jardines, que son los usos más frecuentes. Los más comunes dentro de este grupo son los cucarachicidas. Aunque sean productos usados en el hogar, los niveles de toxicidad de muchos de ellos, podrían sorprender a más de uno.

También se los puede clasificar en plaguicidas químicos (se agrupan de acuerdo a los organismos para los que se aplican, como los insecticidas, fungicidas, herbicidas) y en plaguicidas orgánicos, que al ser naturales, evitan daños en el medio ambiente (para su producción, se utilizan hojas, semillas y madera).

El control químico en las plagas

En el capítulo “Control Químico”, del libro “Manejo de plagas en paltos y cítricos”, de R. Ripa, P. Larral y J. Montenegro, se explica que el éxito del control de las plagas – sin provocar graves daños al medio ambiente – va a depender de diversos factores.

Uno de ellos es la localización previa de la plaga: puede estar en el interior de ramas y ramillas o e la periferia. De acuerdo a ello, el plaguicida se aplicará de determinada manera, y lo mismo con su dosis.

Otro factor importante es el mantenimiento de los equipos con que se aplican los plaguicidas sobre las plantas, de modo que las boquillas no estén desgastadas y provoquen que el caudal aumente.

El mantenimiento del tamaño y estructura de los árboles también es importante. Esto permitirá un mejor control de las plagas.

El peligro de los plaguicidas en los países en desarrollo

Ya en el año 2002, la ONU había denunciado el peligro de los plaguicidas de los países en desarrollo.

En un reporte conjunto de FAO y la OMS se informó que cerca del 30% de plaguicidas comercializados en los países en desarrollo no cumple con las normas de calidad aceptadas internacionalmente.

Gero Vaagt, miembro del Grupo de Gestión de Plaguicidas de la FAO, explicó que “los plaguicidas de baja calidad contienen frecuentemente sustancias peligrosas e impurezas que han llevado a su prohibición o a un uso muy restringido en todo el mudo”, según difundió consumer.es, el 30 de abril de 2002.

El informe “La problemática del uso de plaguicidas en Argentina. Modelos productivos e impacto en el ambiente”, del Ing. Agr. Javier Souza Casadinho, señala que uno de los plaguicidas más utilizados en Argentina es el Endosulfan, aplicado en cultivos de cereales y oleaginosas que, luego de estudios de campo y de laboratorio, se demostró que su impacto en la fauna silvestre no es cosa menor. Tal es así que el año pasado, un comité de la ONU, dependiente de la Convención de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, recomendó su prohibición, después de haber evaluado los riesgos de la sustancia.

El uso inadecuado o excesivo de los plaguicidas no sólo puede provocar contaminación e intoxicaciones, sino también una disminución de la diversidad biológica.

María Laura Martelli Giachino

redaccion@eco2site.com

Fuentes consultadas:

-Ing. Agr. Javier Souza Casadinho, “La problemática del uso de plaguicidas en Argentina. Modelos productivos e impacto en el ambiente”.
-R. Ripa, P. Larral y J. Montenegro, “Manejo de plagas en paltos y cítricos”.
- www.consumer.es
- www.plaguicidasydesinfeccion.com

imagenes relacionadas ver +

Fumigacion en cultivos - Foto de www.fruticulturasur.com.ar

Fumigacion en cultivos - Foto de www.fruticulturasur.com.ar