Fuente: Eco2site | Julio 13, 2012 Recomendar esta nota Recomendar
Pensar en vacaciones verdes

Respetar los senderos, dado que son diseñados para disminuir la erosión causada por el turista.

Pensar en vacaciones verdes

Desde Eco2site te proponemos una manera de viajar distinta y responsable; un turismo amigable con el medio ambiente en el que los viajeros cuiden los lugares que planean conocer, y respeten las culturas y hábitats naturales que visiten.

Argentina es uno de los países más ricos en turismo, sus miles de paisajes invitan a los viajeros a disfrutar y conectarse con la naturaleza.

Hace ya varios años, el turismo ecológico se ha impuesto como una nueva alternativa para vacacionar. Su finalidad es que quienes decidan visitar algún lugar determinado de nuestro vasto territorio lo haga conservando los paisajes naturales y la biodiversidad del país.

Es de público conocimiento que el turismo se ha convertido la actividad económica del mundo que más ha crecido. Posee un efecto importante en muchos campos: como la infraestructura social y cultural, y el medio ambiente -el área donde mayor incidencia tiene el desarrollo de esta actividad- .

La Organización Mundial de Turismo reveló que la cantidad global de turistas internacionales pasó de 25 a casi 900 millones al año y, en 2020, serán 1500 millones.

El crecimiento no sostenible del turismo puede causar un efecto dañino en el medio ambiente y generar, de ese modo, graves consecuencias para todos, como por ejemplo: El malgasto del agua, los problemas de tratamiento de residuos, la destrucción monumentos históricos y la contaminación de diversos tipos.

Por ello, es necesario que no sólo el Estado y las organizaciones ambientales fomenten la disminución de los impactos negativos de esta actividad en la ecología, sino que sean los turistas quienes decidan -por cuenta propia- viajar de manera responsable.

Son muchas las ciudades y pueblos que sumaron al turismo verde con la implementación de criterios de sustentabilidad para incentivar el desarrollo de sus localidades, sin afectar el ecosistema que las rodea.

¿Cómo debe ser un viajero sustentable? Debe ser ambientalmente amigable, debe respetar y valorar las diferentes culturas, y fomentar la economía local.

A la hora de viajar, un turista tiene que optar por hacerlo en un medio de transporte de bajo impacto ambiental y que genere la menor huella de carbono posible.

Según los volúmenes de carbono que producen, los transportes menos contaminantes –ordenados de menor a mayor impacto ambiental- son el tren, el colectivo, la motocicleta, el automóvil y, en última instancia, el avión.

Para pasear en el destino elegido, la mejor opción es caminar o, en su defecto, trasladarse en bicicleta. Cada vez son más las ciudades que disponen de este medio de transporte completamente ecológico -gratuito o no- para residentes y turistas.

En cuanto al hospedaje, lo más responsable es elegir alojamientos que sean sustentables. En la gran mayoría de destinos turísticos existen campamentos que, además de generar menos impacto ambiental, son más económicos.

También hay hoteles que ahorran energía y agua mediante la implementación de fuentes alternativas de energía, y reducen los desechos que generan a partir del reciclado o la utilización de productos biodegradables.

Con respecto a la basura que genera el propio turista, éste debe estar atento a deshacerse de los residuos de la manera más limpia que le facilite su lugar de destino.

Algo tan simple como llevar una bolsa para tirar la basura es lo mejor, especialmente, en los paseos por lugares naturales, parques nacionales, zonas de montaña o ríos.

Durante las comidas, es fundamental elegir un menú verde hecho con productos orgánicos. Una manera de ayudar al desarrollo de la comunidad que se visita es probar las comidas y bebidas típicas del lugar, elaboradas en pequeños restaurantes locales.

El visitante debe, además, rechazar los platos, vasos y cubiertos desechables, como bebidas en envases no retornables.

En cuanto a la higiene y aseo personal, los turistas tienen que evitar derrochar el agua. El uso de shampoo, jabón y pasta de dientes naturales evita, además, su contaminación.

En los hoteles, se está convirtiendo en una costumbre utilizar el toallón y las sábanas más de una vez, dado que nadie cambia todos los días estos elementos en su propia casa.

Finalmente, lo más importante que debe hacer un viajero responsable es cuidar de la naturaleza durante los recorridos turísticos.

Lo básico es no dañar ni llevarse flora y fauna protegida por el Convenio de Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres. Tampoco adquirir productos derivados de dichas especies, ya que es un delito y contribuye a su extinción.

Evitar la generación de ruidos molestos para no perturbar a los animales y dejarlos tranquilos en su hábitat natural.

Mantener el camino por los senderos es importante, dado que éstos son diseñados para disminuir la erosión causada por el tránsito de los visitantes. Para mantener el equilibrio natural es necesario que nada sea removido del lugar como piedras, plantas o restos fósiles.

Lo esencial es tener en cuenta que el respeto de los turistas sienten por el medio ambiente es, prácticamente, el reflejo del respeto que sienten por ellos mismos.

 

Por Marcela Troncatti Castillo

redaccion_marcela@eco2site.com

imagenes relacionadas ver +

Respetar los senderos, dado que son diseñados para disminuir la erosión causada por el turista.

Respetar los senderos, dado que son diseñados para disminuir la erosión causada por el turista.