Fuente: Eco2site | Mayo 31, 2007 Recomendar esta nota Recomendar
22 de mayo: Día de la Diversidad Biológica, mensaje del Secretario General de la ONU

Dia Muncial de la Diversidad Biológica

22 de mayo: Día de la Diversidad Biológica, mensaje del Secretario General de la ONU

La diversidad biológica es el fundamento de la vida en nuestro planeta y uno de los pilares del desarrollo sostenible. La riqueza y la variedad de la vida en la Tierra hacen posibles los servicios indispensables que nos proporcionan los ecosistemas: agua potable, alimentos, cobijo, medicamentos y ropa. Los entornos de una gran diversidad biológica tienen la capacidad de regenerarse después de un desastre natural. Todo esto reviste especial importancia para los ciudadanos más pobres del mundo. Las personas que sobreviven con sólo unos dólares al día dependen de la diversidad biológica para cubrir sus necesidades básicas. Si no conservamos la diversidad biológica y hacemos un uso sostenible de ella, no lograremos cumplir los objetivos de desarrollo del Milenio.

Sin embargo, la diversidad biológica está disminuyendo a un ritmo sin precedentes y ello, a su vez, menoscaba gravemente la capacidad del planeta para albergar vida. Por este motivo, los líderes mundiales que asistieron a la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo en 2002 se comprometieron a conseguir para 2010 una reducción importante del ritmo de pérdida de la diversidad biológica. Ese compromiso se reiteró en la Cumbre Mundial 2005. Los objetivos en materia de diversidad biológica para 2010 están ya plenamente integrados en el marco de los objetivos de desarrollo del Milenio y, en una nueva muestra de apoyo, la comunidad internacional decidió declarar el año 2010 Año Internacional de la Diversidad Biológica.

A medida que la comunidad mundial presta también más atención al cambio climático, va también poniéndose de manifiesto la interrelación entre el cambio climático y la diversidad biológica. En la evaluación de los ecosistemas al iniciarse el milenio, que fue una estimación de los ecosistemas del mundo y los servicios que proporcionan, realizada aplicando las técnicas más avanzadas, se determinó que el cambio climático era una de las principales causas de la pérdida de la diversidad biológica de nuestro planeta, junto con los cambios en las modalidades de uso de la tierra. Por otra parte, en un informe publicado recientemente, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático dejó muy claro que el cambio climático es real y que continuará afectando a nuestra vida y a los ecosistemas durante muchos años. Una de sus consecuencias será la extinción de un número cada vez mayor de especies, que contribuirá a la degradación de algunos ecosistemas que ya de por sí son frágiles.

El lema de este año para el Día Internacional de la Diversidad Biológica, “La diversidad biológica y el cambio climático”, es, por tanto, muy apropiado. Sin duda, la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica son elementos esenciales en toda estrategia de adaptación al cambio climático. Los manglares y otros humedales costeros constituyen un baluarte que nos protege de los fenómenos meteorológicos extremos y la elevación del nivel del mar. Ante la aridez y el calentamiento progresivos de las tierras agrícolas, la diversidad del ganado y de los cultivos de cereales podría brindar a los agricultores alternativas para adaptarse a las nuevas condiciones. Los bosques, las turberas y otros ecosistemas absorben dióxido de carbono de la atmósfera y, con ello, contribuyen a mitigar el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En virtud del Convenio sobre la Diversidad Biológica y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la comunidad internacional se comprometió a conservar la diversidad biológica y a luchar contra el cambio climático. La respuesta mundial a estos desafíos tiene que ser mucho más rápida y más firme a todos los niveles —mundial, nacional y local.
Por nuestro bien y el de las generaciones futuras, debemos alcanzar los objetivos fijados en esos instrumentos trascendentales.

La Biodiversidad

Todos los seres vivos y su entorno de aire, agua o tierra, se encuentran en una delgada capa que rodea el planeta, conocida como la "Biosfera". La biosfera es todavía poco conocida para la ciencia: las estimaciones sobre el número de especies que existen en el planeta varían de cerca de 2 millones hasta 100 millones. Solamente cerca de 1,7 millones de especies han sido descriptas científicamente.

La biodiversidad es la variedad de formas de vida y de adaptaciones de los organismos al ambiente que encontramos en la biosfera, constituye la gran riqueza de la vida del planeta.

En el año 1994, la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas declaró el 22 de mayo como Día Mundial de la Diversidad Biológica al entrar en vigor el Convenio sobre este tema.

De acuerdo con el Convenio la Biodiversidad es:
"la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos procesos ecológicos de los que forman parte; comprende la diversidad dentro de cada especie (genética), entre las especies y de los ecosistemas."

"Biodiversidad", abarca un amplio espectro y por lo tanto tiene diversas implicaciones.

En primer lugar, como consta en su definición, incluye tres niveles:

1. Los ecosistemas

Un ecosistema está formado por una comunidad de organismos que interactúan entre sí y con el medio circundante. Son complejas redes ubicadas en espacios geográficos determinados y pueden ser naturales o creadas por los seres humanos, como los campos de cultivo o las ciudades.

Evaluar la diversidad de ecosistemas, es decir, la diversidad a escala de hábitat o comunidad, es un asunto problemático. No hay una forma única de clasificar ecosistemas y hábitats. La diversidad de los ecosistemas puede evaluarse en términos de distribución mundial o continental de tipos de ecosistemas definidos con carácter general, o bien en términos de diversidad de especies dentro de los ecosistemas. Hay varios esquemas de clasificación mundial, que hacen mayor o menor hincapié en el clima, la vegetación, la biogeografía, la vegetación potencial o la vegetación modificada por el hombre.

Estos esquemas pueden aportar una visión general de la diversidad mundial de tipos de ecosistemas, pero proporcionan relativamente poca información sobre diversidad comparativa dentro de los ecosistemas y entre ellos.

La diversidad de ecosistemas suele evaluarse en términos de diversidad de especies.

2. Las especies

Una especie es un conjunto de organismos que comparten muchas características -entre ellas las genéticas- y que pueden procrear descendientes fértiles.

Así, por diversidad de especies se entiende la variedad de especies existentes en un lugar determinado. Este lugar puede ser toda la Tierra, un país, una región o una isla. Sin embargo, las especies no están distribuidas uniformemente sobre el planeta.

El número de especies se puede contar en cualquier lugar en que se tomen muestras y se puede medir de muchas maneras, pero los científicos no se han puesto de acuerdo sobre cuál es el mejor método.

Es posible estimar un número en una región o un país, aunque el error aumenta con la extensión del territorio. Esta medida, llamada "Riqueza de Especies", constituye una posible medida de la biodiversidad del lugar y una base de comparación entre zonas.
Es la medida general más inmediata y, en muchos aspectos, más útil de la biodiversidad.

La riqueza de especies varía geográficamente: las áreas más cálidas tienden a mantener más especies que las más frías, y las más húmedas son más ricas que las más secas; las zonas con menores variaciones estacionales suelen ser más ricas que aquellas con estaciones muy marcadas; por último, las zonas con topografía y clima variados mantienen más especies que las uniformes. Suramérica es el que alberga la mayor biodiversidad.

Abarca 19 millones de km2 que se extienden a lo largo de ambos hemisferios terrestres, desde los 12°15' de latitud norte, hasta los 55° de latitud sur. Sus costas son bañadas por el mar Caribe y los océanos Pacífico y Atlántico.

Posee vastas extensiones de bosques tropicales, cordilleras que alcanzan cerca de 7.000 m de altitud y formaciones geológicas que se remontan a los orígenes de la vida sobre la tierra.

Pero aunque el número o riqueza de especies es un concepto práctico y sencillo de evaluar, sigue constituyendo una medida incompleta de la diversidad y presenta limitaciones cuando se trata de comparar la diversidad entre lugares, áreas o países.

La "diversidad taxonómica", otra manera de estimar la diversidad de especies, tiene en cuenta la estrecha relación existente entre unas especies y otras. La diversidad es mucho mayor cuando las especies que habitan una región no están relacionados estrechamente. Por ejemplo, las especies terrestres están más estrechamente vinculadas entre sí que las especies oceánicas, por lo cual la diversidad es mayor en los ecosistemas marítimos que lo que sugeriría una cuenta estricta de las especies.

3. Los genes

Los genes son una parte de las células donde está almacenado el material hereditario que pasa de una generación a otra. Cada gen posee información sobre una o varias características físicas, controla funciones reguladoras de la vida o puede albergar información relacionada con el comportamiento. Sin embargo, los genes de los diferentes miembros de una misma especie no son copias exactas.

Por diversidad genética se entiende la variación de los genes dentro de especies. Esto abarca poblaciones determinadas de las misma especie o la variación genética de una población.

Su conservación se ha convertido en un tema de debate muy actual en el mundo y en especial en los países del Sur, donde la erosión genética ocasionada por la utilización de pocas variedades, así como la fuga ilegal de material genético al exterior, constituye una amenaza grave a este recurso estratégico.

Los tres niveles de la biodiversidad no son excluyentes; por el contrario, éstos se compenetran a plenitud. Los genes están dentro de las especies y éstas constituyen una parte fundamental de los ecosistemas.

Además, la biodiversidad, implica dos componentes: uno tangible y otro intangible.

El componente tangible de la biodiversidad está conformado por la variedad de genes, de especies y de ecosistemas que podemos identificar, manejar y usar. En otras palabras, lo conforman el material genético, las poblaciones naturales y los recursos de los ecosistemas que pueden ser evaluados físicamente.

El componente intangible de la biodiversidad, por otro lado, está constituido por la variedad de conocimientos, innovaciones y prácticas, individuales o colectivas relacionadas con la diversidad biológica. Dentro de este componente se incluyen los saberes de los pueblos indígenas y de las comunidades campesinas, así como las tecnologías modernas y las innovaciones científicas para usar los recursos.

La definición se extiende hacia un tercer plano pues sus connotaciones están cruzadas también por valores.

La naturaleza ha sido observada como un objeto que debe ser explotado. Bajo este modelo de desarrollo, cuyos objetivos son la acumulación de riqueza y el consumo, lo que "vale" es el dinero: si se pregunta el "valor" de algo, la respuesta será un precio.

Pero además de ser una fuente de ingresos económicos, la naturaleza tiene otros valores que son de todo tipo: ecológico, ético, cultural, científico, recreativo y estético. Por supuesto, dichos valores pueden ser analizados desde perspectivas distintas y sus implicaciones pueden sobreponerse y complementarse.

Especies Descriptas

 

Especies Número

Monera(Bacterias, Algas verde de agua)
4,760 especies descritos
Hongos 46,983 especies descritos
Algas 26,900 especies descritos

Planta (plantas multicelulares)
248,428 especies descritos
Protozoario 30,800 especies descritos
Esponjas 5,000 especies descritos
Celentéro (medusas, corales) 9,000 especies descritos
Platelminto (gusanos planos)
12,200 especies descritos
Nematodo (gusanos redondos) 12,000 especies descritos

Anelida (lombriz)
12,000 especies descritos
Molusco
50,000 especies descritos

Equinodermo (estrellamar)
6,100 especies descritos
Insecta
751,000 especies descritos
Artrópoda no-insecta (acaridos, arañas, crustaceous) 123,151 especies descritos
Pisces (peces) 19,056 especies descritos
Anfibio (anfibios) 4,184 especies descritos

Reptilia (Reptiles)
6,300 especies descritos
Aves (pájaros) 9,040 especies descritos
Manífero (mamíferos) 4,000 especies descritos

Pérdida de biodiversidad

Los organismos que han habitado la Tierra desde la aparición de la vida hasta la actualidad han sido muy variados. Los seres vivos han ido evolucionando continuamente, formándose nuevas especies a la vez que otras iban extinguiéndose.

Los distintos tipos de seres vivos que pueblan nuestro planeta en la actualidad son resultado de este proceso de evolución y diversificación unido a la extinción de millones de especies. Se calcula que sólo sobreviven en la actualidad alrededor del 1% de las especies que alguna vez han habitado la Tierra.
Siguen descubriéndose nuevas especies; inclusive nuevas aves y mamíferos, aunque ya estan descubiertas casi en su totalidad.

Otros grupos, como los invertebrados, están todavía lejos de haber sido descriptos completamente, sobre todo los insectos, ya que en las selvas tropicales hay gran diversidad de estos y se hace imposible para los taxónomos muestrear todas las especies existentes.

El proceso de extinción es, por tanto, algo natural, pero a lo largo del tiempo, surgieron culturas humanas que se adaptaron al entorno local, descubriendo, usando y modificando recursos bióticos locales. Muchos ámbitos que ahora parecen "naturales" llevan la marca de milenios de habitación humana, cultivo de plantas y recolección de recursos, y los cambios que los humanos estamos provocando en el ambiente están acelerando muy peligrosamente el ritmo de extinción de especies. Se está disminuyendo alarmantemente la biodiversidad.

Cerca de 6.000 especies animales se consideran amenazadas de extinción y la principal causa es la modificación de su hábitat natural, la mayor amenaza que enfrenta la biodiversidad del mundo contemporáneo. Algunos estudios sugieren que si una mancha de hábitat se reduce hasta la décima parte de su superficie original, es probable que pierda la mitad de las especies que tenía. Puede utilizarse esta relación entre área y especies para predecir las tasas de extinción.

Existen dos consecuencias principales e independientes de la destrucción del área de un ecosistema particular.

La primera es la disminución de la cantidad o calidad del hábitat disponible, que ocasiona usualmente la extinción inmediata de algunas especies escasas, o su distribución en forma de parches, y el aumento de la probabilidad de extinción de las especies remanentes por la disminución de sus tamaños poblacionales. La segunda consecuencia de la intervención es el aislamiento, ya que la destrucción del hábitat provoca la fragmentación y da origen a porciones separadas de un ambiente que anteriormente formaba un continuo ininterrumpido, creando barreras para la dispersión de los individuos entre fragmentos diferentes.

Como la mayor parte de las especies viven en las selvas tropicales húmedas, suscita especial inquietud la influencia que la tala y la modificación de estos hábitats pueda ejercer sobre la extinción de especies. Aunque no cuentan con mucho apoyo, si se toman como punto de partida las estimaciones más elevadas de riqueza de especies de los trópicos húmedos, la relación entre especies y área sugiere que las tasas mundiales de extinción podrían ser extremadamente altas.

En la medida en que la situación económica de los países tropicales se agrava, la tendencia parece aumentar; pero este patrón se observa, no sólo en bosques tropicales, sino también en la mayoría de los ambientes naturales del planeta.

Factores como la destrucción del hábitat, la introducción de especies exóticas y la importación de enfermedades y patógenos foráneos que pueden afectar a las especies nativas; que actúan en forma indiscriminada sobre todas las especies independientemente de sus rasgos particulares, han sido denominados "Factores Extrínsecos" de extinción.

Por otra parte, existe un conjunto de factores, llamados "Factores Intrínsecos", derivados de los rasgos particulares de cada especie, que afectan la sensibilidad de éstas a las actividades humanas y las hacen más o menos susceptibles a la extinción.

Estos factores incluyen estructura y demografía poblacional, grado de endemismo que se acentúa en el caso de especies insulares, potencial reproductivo, longevidad, tamaño del cuerpo, nivel trófico, tolerancia a hábitats secundarios y características particulares de su comportamiento.

Es muy importante destacar en este grupo los de índole genética.

Cuando una población sufre una disminución drástica de su tamaño, conocida como cuello de botella poblacional, una gran proporción de los genes anteriores desaparecen y se produce una reducción dramática de la variabilidad genética presente antes del cambio. Por esta causa, el grado de parentesco entre los sobrevivientes aumenta al cruzarse con individuos cercanamente emparentados.

También existen características conductuales que hacen a las poblaciones de algunas especies particularmente sensibles a la extinción. Una de ellas es la disfunción del comportamiento social. Cuando existen especies que se alimentan en grupos extensos, o que forman grandes colonias reproductivas, son susceptibles a la extinción si no se mantiene un tamaño mínimo que garantice el funcionamiento de sus interacciones sociales.

Todos estos factores muchas veces actúan en forma simultánea y sobrepuesta. No obstante, este tipo de estudios no es fácil ya que hay que integrar en el argumentos demográficos, genéticos, etológicos y ecológicos, y para esto se necesitan de profesionales de diferentes disciplinas.

Importancia de la conservación

La supervivencia de los ecosistemas (comunidades de plantas y animales y sus ambientes físicos) tales como bosques, arrecifes de coral o humedales, depende de su biodiversidad, o variedad de plantas, animales y hábitats, lo mismo que de las muchas interacciones entre estas especies. La eliminación o desaparición de especies puede dañar irreversiblemente al ecosistema y ponerlo en una situación de degradación.

La pérdida de biodiversidad es irreversible, y tiene un serio impacto sobre la capacidad de supervivencia de las restantes especies, incluyendo a los humanos.

Los humanos dependemos de la diversidad de especies y de ecosistemas saludables que provean de alimentos, aire y agua puros, y suelo fértil para la agricultura. De los componentes silvestres y domesticados de la diversidad biológica la humanidad obtiene todos sus alimentos y gran cantidad de productos medicinales e industriales. Aproximadamente el 40% de nuestras medicinas farmacéuticas modernas derivan de plantas o animales. A nivel mundial, el turismo dirigido a la contemplación de la naturaleza genera millones de dólares anuales. Genes extraídos de variedades silvestres de plantas cultivadas mediante la ingeniería genética, han servido para brindarles resistencia a enfermedades y aumentar su productividad.

Hoy en día existe una lógica y gran preocupación por la pérdida de biodiversidad y la reducción del patrimonio genético de nuestra biosfera, pero el estudio de la diversidad, como propiedad de las comunidades es mucho mas antiguo en ecología.

El concepto de conservación ha evolucionado en las últimas décadas, pasando desde el significado de preservar y no tocar, hasta el de aprovechar en forma racional. Este cambio ha originado el surgimiento del principio del uso sostenible de los recursos renovables como el objetivo moderno de conservación de la biodiversidad. El objetivo fundamental es que el humano aproveche los recursos naturales sin agotarlos o deteriorarlos más allá de su capacidad de recuperación, ya que no tiene derecho a esto.

La biodiversidad es una sociedad que funciona perfectamente. Su conservación incumbe a todos los habitantes de este planeta, y su pérdida implicará graves consecuencias ecológicas, sociales y económicas. 

imagenes relacionadas ver +

Dia Muncial de la Diversidad Biológica

Dia Muncial de la Diversidad Biológica