De Flores a México

Federico Werner

De Flores a México

Impresiones de un ex-alumno de Ingeniería en Ecología, actual Ingeniero realizando estudios de postgrado en México.

En realidad mi época de estudio en la UFlo estuvo muy marcada por la situación económica post crisis de 2001. Cuando estaba en primer año (en el 2000), prácticamente nadie de mis compañeros trabajaba al mismo tiempo que estudiaba, y los que lo hacían, no era en cuestiones relacionadas a la carrera. Ya cuando estaba en cuarto y quinto la situación fue muy diferente y creo que los años subsiguientes fueron generando muchas más oportunidades en general. Para cuando había presentado mi proyecto final y me recibí (2007) ya prácticamente todos trabajábamos en nuestra profesión y los que no, porque no lo querían.

En cierto sentido (como se dice, no hay mal que por bien no venga) esta situación fue positiva ya que me permitió concentrarme full-time en los estudios. Yo quería empezar a trabajar, para terminar de independizarme económicamente, pero dadas las dificultades y sumado a la suerte de que mis padres me ayudaban y me estimulaban a que aproveche para estudiar, me enfoqué en avanzar en la carrera. Así que la época sin trabajo coincidió con la de las materias “duras”… Qué más podía pedir?

De ésas materias (las “duras”) me quedó una excelente impresión… El grupo de profesores era excelente y sus intensas exigencias, que en el momento quizás fastidiaban, hoy en retrospectiva parecen hasta leves después de haber pasado unos cuantos años en “el campo” de la profesión. También hubo obviamente diversión, sólo por mencionar algunos de los momentos memorables, me vienen los paseos con Ecología por la isla Martín García, la Reserva Ecológica (entro otros) para reconocer especies y caracterizar en campo, los trabajos de monumental recolección de información para Manejo de Recursos, las largas mañanas de Química Analítica en el laboratorio experimentando con ácidos y bases, la recolección de insectos para zoología, las salidas a fábricas y rellenos sanitarios y de seguridad con Residuos, e incontables más.

Mi primer trabajo, mientras todavía cursaba, hizo darme cuenta de que las materias del ciclo profesional (4° y 5°) son sólo una introducción al ejercicio de cada una de las sub-áreas de la profesión… Mi segundo trabajo apareció gracias a la red que se fue formando entre graduados, profesores y alumnos. Era sobre remediación y diagnóstico de contaminación en suelos, en donde me sirvió mucho lo aprendido en el ciclo básico, pero se usaban muchas herramientas hasta entonces desconocidas que tuve que aprender (Surfer, análisis de riesgos, etc.) que supongo se irán incorporando al programa. Aunque siempre, en esa carrera que corren las universidades para enseñar lo que se usa en el momento, algo va a quedar afuera y habrá que aprender a los tropezones afuera. La cuestión es estar preparado a adaptarse y a incorporar herramientas nuevas todo el tiempo.

Justamente por eso también fue surgiendo la idea de estudiar un postgrado, porque entre el amplio abanico temático que se introduce en el ciclo profesional, me pareció necesario elegir entre las materias que más me gustaban y especializarme. Si bien en el país hay una oferta bastante amplia e interesante, desde antes de empezar la universidad había tenido la fantasía de estudiar afuera. Con el tiempo y el trabajo, noté que trabajar con extranjeros es una situación cada vez más frecuente en cualquier ámbito y muchos trabajos se internacionalizan. Esos dos motivos me empujaron a buscar convocatorias a becas y postularme, tarea en la cual estuve al menos un año… Es algo bastante agotador y frustrante pero como casi todo, es sólo cuestión de insistir y no bajar los brazos.

Fuente: UFLO
Agosto 2010

imagenes relacionadas ver +

Federico Werner

Federico Werner