Entrevista a Ricardo Rimoldi

Ricardo Rimoldi

Entrevista a Ricardo Rimoldi

Eco2site entrevistó a Ricardo Rimoldi, creador de “Alfa y Beto”, film de dibujos animados declarado de Interés Educativo por Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Ricardo Rimoldi es ilustrador y educador ambientalista. En 1980 comenzó a trabajar en Andalucía, España, haciendo infografías sobre temas ambientales.

En 1999 ya estaba de vuelta en Argentina y decidió trabajar en algo sobre el medio ambiente desde la ilustración y animación. Es así como se le ocurrió la idea de hacer una película de dibujos animados en relación al tema.

“Alfa y Beto”: el proyecto se hace realidad

 “Se me ocurrió hacer una película de dibujos animados para poder presentar en colegios (…) me mandé y tardé cinco años en hacerla”, comenta Rimoldi.

Todo lleva su tiempo. Empezó a realizar el film en el año 2003 y lo terminó en el 2008.

“La animación es mucho trabajo. Cada movimiento es un dibujo. Esto dura poco más de una hora, así que es un proceso que lleva mucho tiempo”, explica.

La presentó en Secretaría de Ambiente para ver si podía obtener algún subsidio para su difusión en escuelas. Luego de haber mirado el film, la declararon de Interés Educativo Ambiental, una cuestión que para el ilustrador y ambientalista no es menor: “A mí me sirvió porque de alguna manera estoy avalado por una resolución que dice que la película está bien”.

El film comienza con la llegada a nuestro planeta de dos extraterrestres llamados Alfa y Beto. Después de ayudar a un anciano a cruzar la calle, éste les comenta acerca de los graves problemas de contaminación en la Tierra. Es así como Alfa y Beto piden consejos a la computadora de su nave para ayudar al Planeta. A lo largo de todo el trayecto se agregan toques de humor.

Entre los temas que trata la película titulada “Alfa y Beto” – llamada así debido a la “alfabetización visual” y a que se está viviendo en una época en que “todo es imagen” – se encuentra el hecho de cómo hacer para gastar menos energía; cómo cuidar el agua ante la escasez de la misma; también acerca de la basura, a dónde va y cómo afecta al suelo y las energías alternativas. Y algo fundamental: el por qué de todas estas cuestiones.

Después de pasar la película en las escuelas, realizan una mini exposición de objetos hechos con basura, para que los chicos vean cómo se pueden reutilizar elementos cotidianos que se suelen desechar. Se pueden observar algunos de éstos en su sitio www.trasharte.blogspot.com.

Con el objetivo de “concientizar y convertir al chico en efecto multiplicador” – ya que va a la casa y cuenta a los papás cómo cuidar el agua y la energía, entre otras cosas –, el proyecto se hizo realidad y se sigue difundiendo en diferentes colegios. A lo que suman el hecho de encontrar un sponsor para poder ir a escuelas públicas, a pesar de que ya han ido a algunas, pero “salpicadamente”, según describe el autor de “Alfa y Beto”.

Las respuestas de alumnos y directivos

Luego de difundir la película a los diferentes colegios, a Rimoldi le gusta tener opiniones acerca del film.

“Los resultados que hemos obtenido han sido espectaculares. Tengo un cuaderno donde guardo todas las opiniones de los directivos”, comenta el ilustrador, y a continuación saca un cuaderno celeste de su bolso.

Varias de sus hojas contienen las respuestas de los directivos luego de haber visto el film. Muchos, incluso, agregan dibujos a sus anotaciones, transmitiendo su entusiasmo por la forma en que se trata un tema tan complejo, adaptado para chicos de primaria.  

“Alfa y Beto” recorrió 33 escuelas hasta ahora – en Capital y Provincia de Buenos Aires – y las respuestas al mismo resultan una motivación para seguir adelante con el proyecto.

Una de las opiniones plasmadas en el cuaderno es de la Directora Lidia Ferro, de la escuela pública E.P.B Nº 17, de Lanús: “Felicitaciones por la excelente propuesta, por su calidad de contenidos y material (…) resultó muy atractiva para los chicos que participaron activamente de la muestra, tomando conciencia sobre la importancia del cuidado del medio ambiente”.

Por otra parte, desde la escuela privada “Nuestra Señora de Fátima Nº 285”, la Directora María del Carmen Cabrejas también dejó su opinión, junto a un dibujito de la Tierra exclamando “Cuídame”: “Hemos participado de la película interactiva Alfa y Beto. Nos ha sido un recurso muy valioso a fin de poder ser usado como disparador para múltiples y futuras actividades (…) el medio ambiente es nuestro mundo y debemos protegerlo para nosotros y para las generaciones venideras que deben encontrar en esta tierra un lugar apto para la vida”.

Y los chicos no se quedan atrás. Rimoldi cuenta que cuando vuelven al aula, los chicos “vuelven loco a la maestra, contándole todo lo que aprendieron”. Además, ellos se dan cuenta de que hay una necesidad de “hacer”, una necesidad de acción.

Muchos terminan contando el tiempo para bañarse de sus papás, o explicando a la madre cómo lavar los platos, de manera que no se desperdicie el agua.

La importancia de la interactividad y el dinamismo en el film

Uno de los objetivos de la animación es lograr que los alumnos participen mientras lo ven, es una forma de procesar lo que aprenden.

“Lo que tiene esta película es que es distinta a todo lo que hay. Es interactiva porque el chico participa. Es decir, hay un feedback entre los personajes y los chicos. Los personajes Alfa y Beto preguntan y los alumnos tienen que responder. Tiene esta ida y vuelta de aciertos y errores, en donde el chico aprende y adquiere conocimientos. Lo que hacemos es enlazar el film con la información y la transformamos en conocimiento”, explica el ilustrador.

Mediante esta interactividad y dinamismo, se pretende que los alumnos no miren desde afuera lo que está pasando con el medio ambiente, sino que se involucren. Es cuestión de que ellos se den cuenta que se trata de cambiar hábitos y costumbres.

La simplicidad en el lenguaje y las imágenes fue un factor fundamental en la elaboración de la película, ya que se tenía que adaptar a chicos de escuela primaria. Debido a que el tema ambiental es un tema complejo, no es fácil elaborar una animación bajo esta temática, destinada a este tipo de público.

Existen tres niveles del film, teniendo en cuenta que se dirige a cursos desde primer grado a séptimo. A medida que se avanza en el rango de edad, los temas son un poco más complejos. Por ejemplo, para los chicos de séptimo grado se incluyen las enfermedades provocadas por problemas ambientales, como el caso de la Gripe A.

Actualmente, Rimoldi se encuentra trabajando en otro film destinado a alumnos de secundario, pero todavía no está terminado. Mientras tanto, “Alfa y Beto” sigue recorriendo otros colegios primarios para que los chicos conozcan los graves resultados del factor humano en el medio ambiente, y poder así llegar a la acción.

Para más información: http://www.alfaybeto.com.ar/.

María Laura Martelli Giachino

redaccion@eco2site.com

imagenes relacionadas ver +

Ricardo Rimoldi

Ricardo Rimoldi